Filiales

La expansión territorial y la descentralización de las tareas y funciones de la Fundación, tienen dos sentidos fundamentales. El primero de ellos, de carácter esencialmente político, se asienta, por un lado, en el hecho de que nuestra organización ha sido constituida en el marco de una Partido Político con una fuerte y valiosa tradición Federal, y por el otro, en la particularidad y procedencia territorial de los actores que concretamente dieron origen al Instituto.

El segundo sentido, relativo a la gestión estratégica de la organización, apunta a la necesidad formativa que debe cubrir el Instituto y la forma eficaz de lograrlo. Respecto de esto, entendemos que son los actores radicados en cada espacio local concreto, conjunta y cooperativamente con otros actores que puedan apoyar los procesos, los mejores ubicados para detectar y ejecutar los programas y proyectos promovidos desde el IML.

De esta manera, nuestra política de apertura de filiales busca consolidar la Fundación, ampliando y profundizando su campo de acción concreto a nivel territorial. Al mismo tiempo que apunta a generar y fomentar las capacidades técnicas locales y regionales en torno a temas como la Gestión pública moderna, el pensamiento político y filosófico y la capacitación y formación política.

Nuestra trayectoria y la experiencia acumulada ha generado recursos y competencias de alto valor institucional, las cuales esperamos se vean aumentadas y multiplicadas a partir de la apertura de nuevas filiales, al mismo tiempo que también se derramen y potencien nuevas acciones de impronta local y regional.

Nuestras filiales:



Share Button

15 Responses to Filiales

  1. Guillermo David San Martín dice:

    Realmente me sorprendió encontrarme con este diseño de la página. La tenía en mis favoritos desde hace tiempo, pero no había entrado en los últimos meses.
    Me agradó mucho. Algo bueno dentro de los malos momentos por los que pasa la UCR.
    Deseo que de todos estos sinsabores resurja un Radicalismo como el que quiso Moisés
    Es necesario para la Democracia y para La Argentina.
    Adelante Radicales!

    • Gracias Guillermo, estamos trabajando en una amplia reformulación de los programas que ofrece el Instituto, en la esperanza de poder aportar a este difícil presente de nuestra querida UCR.
      Un abrazo.
      Hernán Rossi

  2. sergio hernan vespoli dice:

    muy bueno ,
    tambien clorinda

  3. gladys dice:

    Ante todo gracias por crear este espacio y permitirnos acceder al mismo,deseo me informen como debo proceder para participar de las actividades del instituto ya que creo es importante como ciudadana y afliada radical.

    Saluda atte

  4. sonia cortez dice:

    Hola Hernán, nos interesa abrir una filial en Santa Cruz, podrían enviarnos los requisitos a mi mail para que comencemos a trabajar para lograrlo?, Gracias. Sonia Cortez

  5. Hector Claudio Palazzo dice:

    ANTONIO ROBERTO FREIJE
    Recopilación para que los jóvenes periodistas rememoren a un notable, en épocas donde los poderes suelen atentar a la libertad e independencia profesional.
    Héctor Claudio Palazzo
    hpalazzo@intramed.net
    A Antonio Roberto Freije
    “Periodista de fuste; clarísimo pensador; persona comprometida sin reservas con la verdad; hombre íntegro; una de esas personas a las que se les pueden confiar las llaves de la casa de uno; poseedor de convicciones tan profundas como sus sentimientos y capaz, por unas y por otros, de enfrentarse al mundo; buceador de los repliegues de la mente humana y de las realidades sociales y políticas. Todas esas características de la personalidad de Antonio Roberto Freije, fallecido ayer a los 70 años en una clínica de nuestra ciudad, saltan de golpe en el recuerdo de las muchas horas que los periodistas más veteranos de la ciudad pasaron con quien, junto a virtudes que debemos calificar de heroicas, tenía también un particularísimo sentido del humor y una rapidez mental que lo destacaron entre todos durante su paso por las redacciones y por la vida.
    Fue un autodidacta que llegó a atesorar una suma realmente grande de conocimientos y a forjarse un cúmulo de convicciones de las que nunca se apartó, no importaba que dificultades tuviera que enfrentar por ellas. Enamorado de las altas ideas, parecía como que las pequeñas luchas que configuran el programa de la subsistencia no le importaban más que para el valiente y a veces ácido análisis. Su militancia política no lo privó en absoluto de su empecinada independencia a veces trabajosamente ejercida, al tiempo que su integridad lo llevó siempre a ejercer celosamente su profesión con las miras puestas exclusivamente en la verdad, en el interés público, y en la calidad incluso formal del mensaje.
    Fue parte del grupo que empinó la clase periodística a través del recordado diario “La Mañana”, en el que se desempeñó desde 1958 hasta 1961, y donde fue prosecretario de redacción.
    También fue durante años responsable de la edición del diario “El Trabajo” en su etapa socialista; cuando ese diario comenzaba la apertura extra ideológica como órgano de prensa, se alejó del mismo no en desacuerdo con esa circunstancia sino buscando otros horizontes profesionales. En enero de 1964, tras “un mes de prueba”, se incorporó a “La Capital”, como cronista. En alguna oportunidad, envió una nota a las autoridades del diario pidiendo que no se hiciera sobre sus haberes cierto descuento sindical, esgrimiendo razones referidas a su no afiliación y a motivos “que dicta mi conciencia y mi posición personal” y porque rechazaba sobre todo una imposición “con carácter compulsivo”. En otra ocasión, el director del diario elevó a la intervención que en ese entonces conducía la empresa, el pedido de ascenso a redactor, para dos miembros del personal y también “aunque no lo pidió”, para el cronista Antonio Freije que tenía hartos merecimientos. En nuestro diario, desdeñando posibilidades de acceso a cargos directivos, tuvo la delicada responsabilidad de editorialista en sus últimos años de servicio, hasta la jubilación.
    Fueron proverbiales sus observaciones en toda polémica o conversación en que se plantearan los temas fundamentales de la vida y de la sociedad. Y por encima de las diferencias de ideas, era también proverbial su acendrado compañerismo y su sólido sentido de amistad.
    Freije deja un nombre que sin duda crecerá ante sus ex compañeros y ante la sociedad marplatense.
    Sus restos, velados en la sala de Luro 4034, serán inhumados en el Cementerio Parque hoy a las 11:30.”
    * Despedida de “La Capital” (Mar del Plata), publicada en la edición del 24 de julio de 1991 .
    Recopilado
    Héctor Claudio Palazzo

  6. Horacio Stein dice:

    Quisiera saber los requisitos para abrir una filial en el distrito de Coronel Suarez, Pcia. Bs. As.
    Muchas Gracias.-

  7. Alejandro dice:

    Quisiera saber los requisitos para abrir una filial en Villa Mercdedes San Luis.
    Muchas Gracias.-

  8. Rosario dice:

    En Rosario no vendría mal una filial. Muchos estudiantes, es necesario. Espero pronto estén acá. Saludos.

  9. sergio depetris dice:

    Quisiera saber los requisitos para abrir una filial del IML en Corral de Bustos, Departamento Marcos Juarez, Provincia de Cordoba
    Muchas Gracias.-

  10. fernando dice:

    Buenas tardes señores del INstituto Moisés Lebensohn.
    Me dirijo a usted con el propósito de preguntarles cual es la filial que se encuentra más cerca del Municipio de Lomas de Zamora(porque por alguna razón no puedo ver el mapa),cual es su dirección,y en que horarios está abiertos,porque es mi intención poder acercarme al mismo.
    Desde ya,les agradezco.
    Mucha suerte.Saludos.

  11. Hector Claudio Palazzo dice:

    Este articulo de Norma Morandini considero que es esencial para
    entender donde y en que estamos viviendo en materia de Derechos Humanos.
    Su lectura es algo más prolongada que lo común pero me conmovió.
    Si te interesa compartiremos tu opinión.
    Con inquietud pero esperanzado.
    Héctor

    Derechos humanos
    Sábado 12 de enero de 2013 | Publicado en edición impresa
    Asado en la ESMA
    Los que bailan sobre nuestros muertos
    La reunión de fin de año organizada por el Ministerio de Justicia en el centro clandestino de detención más emblemático de la dictadura desnuda la ignorancia que existe acerca de lo que ocurrió allí y el uso político de los derechos humanos
    Por Norma Morandini | Para LA NACION
    Comentá9

    No quiero la ESMA, ni la renuncia de los funcionarios, ni siquiera un pedido de perdón. Han ido demasiado lejos, pasaron los límites de los que cuesta regresar. Profanaron. Pisotearon lo que es sagrado, la dignidad de lo humano. Por eso el problema no es de los que hemos honrado a nuestros desaparecidos sin hacer de sus sacrificios un oportunismo político , sino de los que pueden bailar sobre nuestros muertos.
    Reducidos a fantasmas, vale para los desaparecidos la condición de muertos vivos, separados del mundo y por eso desconocidos. De modo que no se puede bailar sobre lo que no existe sin antes exorcizar esa monstruosidad que significó hacer desaparecer los cuerpos para negar el crimen, lo que nos obliga a los sobrevivientes a repetir sus nombres hasta nuestro último aliento. Quien sea incapaz de reconocer y respetar lo que significa ese calvario ha sido tragado, deformado por esa misma monstruosidad.
    La ESMA fue mucho más que una cárcel clandestina. Fue el más tenebroso experimento de crueldad que unió a “los réprobos con sus demonios, al mártir con el que encendió la pira”, tal como describió Jorge Luis Borges en una crónica memorable escrita el día en que asistió al Juicio de las Juntas y escuchó el testimonio de uno de los sobrevivientes de la ESMA.
    Yo estaba entre aquella centena de personas que, como el escritor, asistían incrédulos a lo que Borges luego narró: “Ocurrió un 24 de diciembre. Llevaron a todos los presos a una sala donde no habían estado nunca. No sin algún asombro vieron una larga mesa tendida. Vieron manteles, platos de porcelana, cubiertos y botellas de vino. Después llegaron los manjares (repito las palabras del huésped). Era la cena de Nochebuena. Habían sido torturados y no ignoraban que los torturarían al día siguiente. Apareció el Señor de ese Infierno y les deseó Feliz Navidad. No era una burla, no era una manifestación de cinismo, no era un remordimiento. Era, como ya dije, una suerte de inocencia del mal. ¿Qué pensar de todo esto?”
    La pregunta está aún sin responder y depende más de la filosofía y la teología que de la política y la historia. Si para Borges aquella noche el mal se vistió de inocencia, el asado en la ESMA organizado a fin de año por el ministro de Justicia, Julio Alak, carece precisamente de inocencia. No sólo desnuda la dureza de los corazones, sino una concepción de poder que cree que alcanza con una murga para llenar de vida lo que es un lugar tenebroso: la ESMA está poblada de los gritos de dolor de los torturados, de la inocencia, sí, de los que creyendo que los “trasladaban” en aviones terminaron con cemento en los pies en el fondo de los ríos, y del llanto de los bebes que nacieron en cautiverio con sus madres esposadas, con los ojos vendados.
    De todo lo que escuché en el Juicio a las Juntas, lo que menos pude olvidar fue aquel mes de julio en el que se reconstruyó lo que sucedió en la ESMA. Las presas desaparecidas que eran sacadas a la noche para cenar, la “parrilla” en la que asaban los cadáveres, la complicidad de los dirigentes de Montoneros con la megalomanía del almirante Massera, que soñaba con ser el nuevo Perón de la Argentina, a la que ahora se nombra eufemísticamente como “obligados a esclavitud”. No se trata de hacer un juicio moral, ya que ninguno de nosotros puede imaginar siquiera qué hubiera hecho en ese lugar, sino de evitar una nueva falsificación.
    No hay héroes en esta escabrosa historia, tan sólo víctimas. Y muchísimo dolor. Entre ellos, el de mi familia y el mío propio. Sin embargo, debí esperar mucho tiempo para mostrarlo sin que me eludieran. Cubrí el Juicio a las Juntas como periodista, pero como hermana de dos presos desaparecidos aproveché aquellos meses para mostrar a los sobrevivientes las fotografías de mis dos hermanos, Néstor y Cristina, presos desparecidos el 18 de septiembre de 1977 en Buenos Aires. En busca de alguna información sobre sus destinos. El primer indicio que tuvimos de que pudieron estar en la ESMA me lo dio una sobreviviente sin ninguna precisión. Mi madre está entre las fundadoras de la organización Familiares de presos y desaparecidos de Córdoba, mi hermana participó activamente junto con los organismos de derechos humanos cuando entrañaba riesgos, desprecio y pérdidas de trabajo. No fuimos ni somos una familia que eluda la verdad, por eso resulta cruel que nos hayamos enterado por el diario español El País de que Néstor y Cristina están en la lista de las víctimas por el actual juicio por los “vuelos” de la ESMA. Nunca nadie oficializó esta información. ¿Será porque no abandonamos la plaza de la ciudadanía para ingresar al palacio del poder y tenemos menos derecho a la verdad?
    Si se quiere efectivamente hacer justicia y no hacer de los juicios una utilización política, la información es fundamental para aportar pruebas que deliberadamente se buscaron hacer desparecer . De modo que los festejos en la ESMA son una expresión más de lo que se ha profanado, la memoria. El que a alguien se le ocurra bailar en la ESMA, sin remordimientos, comer un choripán sin sentir náuseas, desnuda la ignorancia que tienen sobre lo que realmente ocurrió allí y el utilitarismo político que justifica con razones de necesidad lo que la verdad del corazón mal entiende.
    Quien conozca, haya escuchado o leído las atrocidades y humillaciones que sucedieron en la ESMA no puede siquiera pasar por el frente del edificio de la Avenida del Libertador sin una conmoción. Yo no he ido ni quiero entrar en ese lugar siniestro. Allí no están nuestros muertos sino los fantasmas de los sufrimientos que les causaron. En la ESMA no están los presos desaparecidos que jamás volvieron. Están sí los fantasmas de lo que les hicieron, “la parrilla”, “los vuelos”, las delaciones, el sometimiento a “la esclavitud”. Allí está, también, todo lo que consentimos como sociedad por miedo o indiferencia. Nuestra tragedia y nuestra vergüenza. Todo lo que debemos exorcizar con antídotos democráticos para que sean todos los argentinos, no algunos, los que decidamos qué queremos levantar en ese lugar. Si una discoteca o un mausoleo.
    Como lo único que es imperdonable es el crimen y para eso está la Justicia, le cabe a la política, que es una acción de la sociedad y se expresa a través de las instituciones, garantizar los derechos humanos, que son universales: el único remedio que encontraron las sociedades que, como las nuestras, debieron levantarse sobre los cadáveres. No con murgas ni festejos sino con piedad y respeto, esa emoción con la que hacemos propio los dolores ajenos, base y fundamento filosófico de una auténtica cultura de derechos humanos

  12. MARÍA NOEL FERREYRA dice:

    HOLA,QUISIERA SABER SI HAY UNA FILIAL EN CÓRDOBA CAPITAL.MUCHAS GRACIAS.

  13. Julian Guasti dice:

    Hoy se inaugura la filial de Rio Gallegos….!!!

  14. gaston dice:

    hola somos un grupo de militantes de la localidad de general pico la pampa , que requisitos se necesitan para poder conformar una filial. Muchas gracias por su tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress | Designed by: seo services | Thanks to credit repair, web design st louis and std testing